martes, 4 de enero de 2011

Reseña: Willow

Aqui está la reseña tras pasarme toda la tarde de ayer pegada a este libro, hasta que me di cuenta que me lo había acabado. Antes de nada, lo siento por elegir dos libros tan "tristes" para mis primeras reseñas... no ha sido planeado. Aquí no se permiten lloricas, mocosos ni sensibleros si no desean salir malparados. Y ahora que las cartas están encima de la mesa, est ici la reseña de Willow escrito por Julia Hoban. Willow es una chica de 17 y se corta. Su vida quedó marcada hace 8 meses, cuando volvían de una cena en un restaurante sus padres y ella. Ella iba conduciendo. Sólo ella sobrevivió. Ella los asesinó. Ahora Willow vive con su hermano David, su esposa Cathy y la niña recién nacida. Su hermano practicamente no le habla, ella ignora a sus antiguas amigas y oye a las chicas de su nuevo instituto cuchicheando a sus espaldas.
Esa es la que no tiene padres. No. Es la que mató a sus padres. Los cuchicheos de las chicas le recuerdan el crujir de las hojas secas. Willow siempre ha odiado ese sonido. Tiene que luchar para no taparse los oídos con las manos. No quiere llamar más la atención sobre su persona. Pero tampoco puede hacer nada para parar el torrente de ruido que sale de sus bocas.
Willow está tan sobrecargada por la culpa, el dolor y la pérdida de sus padres, el instituto, el trabajo (tiene que colaborar con la casa ya que una más el la familia les está causando problemas económicos) y la pérdida del amor de su hermano que la única que salida que encuentra es con las citas que tiene con la cuchilla. Su vida se ha convertido en una lucha por la supervivencia... hasta que conoce a Guy. Ajá, os he pillado. Seguro que estáis pensado "Oh si, y en está parte de la historia es donde todo se soluciona, su amor es demasiado fuerte y arregla todos los desperfectos de su vida". Pues no. No todo es tan fácil.
—¿No quieres parar? —¡No lo sé! —Llora con auténtica angustia, horrorizada de verse otra vez bañada en un mar de lágrimas—. Pensaba que podría, pero no es tan fácil. ¡No es tan fácil!
Willow se niega a que se acerque a ella. Ella sólo está entrenada para sentir dolor. Dolor físico. Causado por sus cuchillas. Pero cuando Guy descubre su secreto no le queda otra opción. Tendrá que permanecer a su lado para que no le cuente la verdad a su hermano y le quiten las cuchillas. Y es el primer contacto que Willow tiene hace meses. Con Guy puede hablar libremente y se sorprende a sí misma contándole todo. Desde sus libros favoritos y pequeñas bromas hasta lo que le llevo y le sigue llevando hacia la cuchilla. Y aunque Willow lo quiera negar y quiera alejarse, acaba enamorándose de él. Y la verdad, es que el chico es todo un encanto (para no poner sinónimos malsonantes para oídos finos, porque son miles los que se me ocurren).
Pero estos últimos días ya no me preocupo tanto por esto —dice Guy—. Supongo que lo que me asusta ahora es no ser capaz de protegerte.
Cosillas Aparte:
Puede que el libro sea algo depresivo, pero no le falta el amor, la confianza ni, por supuesto, la tensión sexual entre los dos personajes principales. He de decir, que este libro es como la vida misma. Mirad, voy a explicarlo con una metáfora, es la forma más sencilla que encuentro, y al menos en mi cabeza sonaba bien (y se me ocurrió mientras dormía shh!). ¿Alguna vez habéis metido una moneda en uno de esos prismáticos que hay en los sitios altos? ¿De esos que después de un tiempo se vuelve negro y no te deja continuar mirando a no ser que metas otra moneda? Pues así me he sentido con el libro. Es como si sólo con estirar el brazo ya pudiera tocarlos, como si si clavaba mis uñas sangrarían. Escuchaba la respiración acelerada cuando se cortaba y los llantos de David a mi lado. Pero al igual que esos prismáticos, hay partes en negro. Escenas que me gustaría que no cortarán. Supongo que sólo sera cosa mía, pero, después de un día juntos, por ejemplo, me gustaría ver el momento en que se despiden. Cómo se sienten al alejarse. Y en ese momento se vuelve negro y tengo que echar una moneda para continuar... Y el final... bueno, el final es el momento en que ya no me quedan más monedas. Pero no es un cuento de hadas. Amantes de finales cerrados de vivieron felices y comieron perdices... vade retro. Otras cosas.... haber... Los personajes. Puff, los personajes no son personajes. Son personas de carne y hueso, casi. Preocupaciones, problemas y temores de una persona normal, en definitiva, están muy hechos psicológicamente. Todos ellos. No sólo los principales. Eso me ha encantado. ¿Cuántas veces hemos leído libros en lo que sólo la prota tiene algo de profundidad y su alrededor tenga un cerebro de guisante? Y los diálogos, buff, es como si hablaras con un amigo, se te pasan volando y son tan simples... pero a la vez, tan logrados. Último comentario. Al igual que "If I Stay" está repleto de música, aquí nos encontramos que los personajes viven entre libros y hay referencias a distintos títulos. por ejemplo, La Tempestad de Shakespeare, que, como veis, está en los libros que estoy deseando probar.

Muchos besos, y comentad ya sea si os lo habéis leído, queréis leerlo... o no (aunque eso me pondrá muy triste ¿Y no querréis verme llorar verdad?) :)
El pinchazo de la cuchilla acaba con el ruido. Hace desaparecer el recuerdo de sus miradas inquisitivas. Willow se mira el brazo y observa la vida que surge de él. (...) Algo que duele tanto no es que te haga sentir bien exactamente. Es más la sensación de que está bien, que es lo correcto. Y algo que está bien no puede ser malo. Tiene que ser bueno.

2 comentarios:

Princess Dragomir dijo...

El libro se ve buenisimo!! Lo voy a buscar para leerlo a lo que termime "Por trece razones", que lo mencionaste en un post anterior, el libro me tiene encantada,
adios. besos y abrazos

Mimi dijo...

Este libro es buenísimo yo acabo de terminar de leerlo, mil gracias por la reseña, me animó mucho a buscar el libro, es de eso que te hacen pensar reflexionar, crecer como perdona a pesar de no haber experimentado para aprender. en fin, el libro me encantó
Saludos!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...